Cada 10 años, el gobierno federal intenta contar a todas las personas que viven en los EE.UU. para el Censo, también conocido como el “Censo Decenal” o el “Censo de forma corta”.  Los resultados del Censo afectan directamente a los problemas de democracia – Los datos del Censo se utilizan para re-dibujar líneas distritales y distribuir asientos representativos – y además determinar la financiación de programas de servicios sociales para cada Estado, incluyendo Medicaid, cupones de vivienda de la Sección 8, y determinar la financiación de programas de servicios sociales para cada Estado, incluyendo Medicaid, cupones de vivienda de la Sección 8, y el Programa Suplementario de Asistencia Nutricional (SNAP, por sus siglas en Inglés) Los datos del censo también son utilizados por los defensores para asegurarse de que están satisfaciendo las necesidades de las personas en nuestras comunidades, y por los litigantes para hacer cumplir las protecciones de los derechos civiles.

El Censo es la mayor encuesta realizada en nuestro país. Sólo hay diez preguntas sobre el Censo (sobre raza, etnia, relaciones, género, etc.)  y ocho preguntas adicionales para cada persona que vive en ese hogar. Aunque las preguntas se hacen sobre el 1 de abril de 2020, o “Día del Censo”, la encuesta trata de contar a las personas donde suelen vivir y dormir 51% del año